Support the news

Según Activistas, Los Negocios De Minorías En Massachusetts Están En Riesgo De Perder La Ayuda Federal

El viernes 3 de abril de 2020, una foto de una mujer caminando por las tiendas locales durante la pandemia del coronavirus en Nueva York. (Mark Lennihan/AP)
El viernes 3 de abril de 2020, una foto de una mujer caminando por las tiendas locales durante la pandemia del coronavirus en Nueva York. (Mark Lennihan/AP)

Traducido por El Planeta Media. Or, here in English.

Grupos de desarrollo comunitario, junto a activistas por los derechos de los negocios de afroamericanos, Hispanos y asiáticos, están preocupados porque pequeños negocios de las minorías pudieran quedarse atrás en la última ronda de ayuda federal.

Un grupo de cerca de 80 organizaciones, que se autodenominaron la Coalición de Pequeños Negocios en Respuesta al COVID-19, dicen que los esfuerzos del gobierno federal para ayudar a pequeños negocios, en momentos en los que la mayoría ha cerrado para contener la propagación del coronavirus, no están llegando a muchos de los negocios en comunidades de color, comunidades rurales y “ciudades pasarelas.”

El presidente de la Asociación de Corporaciones de Desarrollo Comunitario de Massachusetts, Joe Kriesberg, planteará a los legisladores del estado una propuesta de financiamiento, la cual fue descrita la semana pasada en una carta dirigida al Gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, la Presidenta del Senado estatal, Karen Spilka, y el Presidente de la Cámara de Representantes de Massachusetts, Robert DeLeo.

“Los programas están mal orientados y no van a ayudar a muchos de los negocios a los que nos debemos,” expone la carta. “Es por esto que necesitamos una estrategia a nivel estatal que esté enfocada en llegar a aquellos que siguen quedándose atrás.”

El grupo está exhortando a los legisladores a prestar mayor atención a negocios que son “los mas vulnerables durante esta crisis económica, incluyendo a aquellos de las comunidades históricamente menos atendidas.”

Mas dinero federal está en camino para el Programa de Protección de Salarios (PPP, por sus siglas en inglés), que ayuda a pequeños negocios a asegurar un préstamo condonable de un banco local a cambio de mantener a empleados en la nómina. El programa reabrió el lunes 27 de abril, luego de que el Congreso lo reforzó con 310 mil millones de dólares adicionales la semana pasada. La asignación inicial de 349 mil millones de dólares se agotó en cuestión de días.

Sin embargo, la estructura del PPP por “orden de llegada” pone a algunos dueños de negocios en desventaja, como a aquellos que no tienen una relación pre existente con alguno de los bancos participantes, aquellos que no manejan inglés fluido, o aquellos que no tenían preparado acceso a asesoría financiera o legal.

Está previsto que 60 mil millones de dólares de la segunda ronda de fondos del PPP irá a bancos mas pequeños con menos de 50 mil millones de dólares en activos, con la esperanza de que el dinero pueda llegar a pequeños negocios. Pero no es una garantía.

“Si el estado no da un paso adelante y no hace lo que se supone que tiene que hacer, no sólo vamos a ver el mayor aumento de la brecha racial en nuestros tiempos, si no que también vamos a ver economías comunitarias destruidas por completo,” dijo Segun Idowu, Director Ejecutivo del Consejo Económico de Afroamericanos en Massachusetts, el cual forma parte de la Coalición.

La discriminación histórica y el legado de préstamo abusivo por parte de bancos grandes, ha llevado a que muchos dueños de negocio afroamericanos o de color desconfíen de esas instituciones. Como resultado, muchos de ellos van a perderse de la última ronda de ayuda federal.

Las barreras culturales y de idiomas también han impedido a muchos dueños de negocios obtener alivio a través del PPP.

“Muchos de los negocios han quedado desinformados,” dijo Rosario Ubiera-Minaya, Directora Ejecutiva de la organización sin fines de lucro Amplify Latinx, que también forma parte de la Coalición, “Muchos de los negocios pensaron que no calificaban porque no entienden la información.”

Ubiera-Minaya agregó que a pesar de que en la última década hemos visto a los negocios de las minorías proliferar y crecer, ese progreso puede revertirse debido a la pandemia. Explicó que esto no son solo malas noticias para los dueños de negocio; son malas noticias para la economía en general.

“Esto no es sólo un problema de los afroamericanos y personas de color, es un problema de todo el estado. Es un problema económico,” dijo. “No podemos dejarlos atrás.”

En 2016, los negocios de las minorías de Massachusetts (los cuales el gobierno federal define generalmente como los negocios que son propiedad o manejados en un 51% por al menos una persona identificada como asiática, afroamericana, hispana o nativo norteamericano), fueron la fuente de un estimado de 126 mil trabajos en el estado, de acuerdo al U.S. Small Business Administration (SBA).

"El desarrollo de algunas comunidades no puede coexistir con el subdesarrollo de otras."

Segun Idowu, Director Ejecutivo del Consejo Económico de Afroamericanos de Massachusetts

Para asegurar que estos negocios no sean dejados por fuera, Ubiera-Minaya dice que los fondos deben ser asignados a organizaciones comunitarias que puedan asistir a los dueños a navegar el proceso, y a instituciones crediticias comunitarias a las que, es mas probable, que esos dueños se acerquen para pedir préstamos o subsidios.

La propuesta de la Coalición para el gasto de los 150 millones de dólares solicitados es la siguiente:

  • 10 millones de dólares para ayudar a organizaciones comunitarias a dar “asistencia culturalmente adecuada y multilingüe, y orientación a pequeños negocios.”
  • 30 millones de dólares en subsidio de alivio de emergencias para ayudar a los negocios a cubrir la renta, hipotecas y otros gastos fijos.
  • 35 millones de dólares a Instituciones Financieras para el Desarrollo Comunitario, corporaciones de desarrollo comunitario, y otros programas de créditos comunitarios para otorgar préstamos de bajo interés o subsidios a pequeños negocios.
  • 75 millones al MGCC para fondos de préstamos rotativos para ayudar a negocios a acceder a financiamiento del SBA, con particular foco en comunidades de color, comunidades inmigrantes, pueblos rurales y otras ciudades claves.
  • Un Grupo de Trabajo para Asistencia de Pequeños Negocios a nivel estatal, encargado de asegurar una asistencia efectiva a pequeños negocios durante el cierre económico y durante la recuperación. El grupo de trabajo debe tener un enfoque en la igualdad y la inclusión.

Idowu reconoció que este gasto pudiera traer una mayor presión a lo que se predice que será un déficit masivo del presupuesto del estado, pero argumenta que las preocupaciones económicas y de justicia justifican la medida.

“El desarrollo de algunas comunidades no puede coexistir con el subdesarrollo de otras,” dijo Idowu. “Mientras ciertas comunidades están más debilitadas, la mayor cantidad de ayuda del estado debe ir a esas comunidades.”

“Pero cuando estamos invirtiendo en negocios, particularmente en comunidades de color, estamos ayudando no sólo a que la economía local crezca sino también a aumentar la base tributaria y la inversión que estas comunidades están haciendo a las arcas del estado.”

Related:

Adrian Ma Twitter Reporter
Adrian Ma is a reporter for WBUR's Bostonomix team.

More…

Support the news