Bostonomix Bostonomix

Support the news

'Los Movimientos Sociales Son Contagiosos': Las Protestas Dentro De LasEmpresas De Mass. Son Parte De Una Creciente Tendencia

A group of Whole Foods employees dismissed by managers for wearing Black Lives Matter masks during their shifts gather outside of the Whole Foods on River Street in Cambridge. (Jesse Costa/WBUR)
A group of Whole Foods employees dismissed by managers for wearing Black Lives Matter masks during their shifts gather outside of the Whole Foods on River Street in Cambridge. (Jesse Costa/WBUR)

Traducido por El Planeta Media. Read here in English.

Si estuvo de compras en Whole Foods en River Street, Cambridge, el mes pasado, es posible que haya tenido la sensación de que algo estaba pasando. Pequeños grupos de empleados estaban aglomerados juntos, susurrando.

Uno por uno, se quitaron las máscaras de la cara y los reemplazaron con máscaras que decían “Black Lives Matter” en letras blancas en negrita en el frente. Entonces, los llamaron a la oficina del gerente, uno por uno, y les dijeron, en esencia, que las máscaras violaban el código de vestimenta de la compañía. Los empleados tendrían que quitárselos o irse a casa.

¿Qué hicieron ellos?

Se fueron.

Frente a la tienda, los 25 empleados con su máscaras puestas fueron recibidos por una pequeña multitud de simpatizantes y algunos periodistas locales. Esto no fue un mero desacuerdo en el lugar de trabajo: fue una protesta organizada y totalmente, dirigida a presionar a Whole Foods para que permitiera que los trabajadores usen ropa que apoye el movimiento Black Lives Matter.

“Esa es una declaración tan básica, y para que eso se considere controvertido o político, simplemente no me sienta bien”, dijo Suverino Frith, que trabaja como cajero en la tienda. Después de ser enviado a casa cinco veces por continuar usando la máscara, Frith, que tiene 21 años, dijo que sabe que está arriesgando su trabajo al irse.

“La idea de enfrentarse a una gran corporación da miedo. No es algo que se tome a la ligera”, dijo.

A pesar de los riesgos financieros obvios, protestas lideradas por los empleados como esta se han estado desarrollando dentro de las empresas en Massachusetts y en todo el país. Inspirados por las manifestaciones del movimiento actual contra el racismo sistémico y los debates en los pasillos del gobierno, estos trabajadores están públicamente haciendo un llamado a sus propios jefes.

Según los expertos que estudian las relaciones laborales, esto es lo último en lo que ha sido una tendencia creciente de “activismo de los empleados”, y ahora se está desarrollando en industrias tan variadas como el comercio minorista, el servicio de alimentos, los medios de comunicación, e incluso dentro de organizaciones sin fines de lucro, y gobiernos estatales y federales.

“Vemos este dramático cambio en el espíritu cultural”, dijo Ethan Rouen, quien estudia el trabajo en la Escuela de Negocios de Harvard. “Y así, de repente, es más fácil para estos empleados tener a sus clientes de su lado. Ya saben que sus clientes se preocupan por estos problemas”.

Los trabajadores se sienten envalentonados después de ver que las protestas por la injusticia racial reciben la atención generalizada, dijo Rouen. Eso se aplica a los empleados de grandes corporaciones (como Starbucks y Costco), así como a empresas más pequeñas como la cadena Tatte Bakery & Café con sede en Boston.

El mes pasado, un pequeño grupo de empleados y ex empleados de Tatte exigió a la compañía hacer más para apoyar el movimiento Black Lives Matter y abordar las denuncias de parcialidad dentro de la empresa. Para presionar al liderazgo de Tatte, el grupo utilizó tácticas que incluían peticiones, cartas abiertas y piquetes.

La compañía respondió aceptando hacer cambios, y la CEO anunció que se apartaría de la administración diaria del negocio que ella fundó.

“Lo interesante es que esto no es nuevo”, dijo Rouen.

Utilizando un esquema que se hizo popular por primera vez en la década de 1970, Rouen explicó que los trabajadores que no están contentos con su empleador generalmente tienen tres opciones: expresar sus preocupaciones, permanecer en silencio o salir de la empresa. En el pasado, muchos empleados expresaban quejas a través de un sindicato. Pero en las últimas décadas, la membresía sindical se ha reducido. Hoy, solo alrededor del 10% de los trabajadores estadounidenses pertenecen a un sindicato, en comparación con el 20% de los trabajadores en 1983.

“Lo que ha reemplazado a este poder organizativo formal es la organización a través de las redes sociales”, dijo Rouen.

Además de eso, los trabajadores no sindicalizados han estado cada vez más dispuestos a recurrir a las protestas en los últimos años, dijo Mae McDonnell, quien estudia cómo se intersectan las corporaciones y los movimientos sociales en la escuela de negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.

En 1983, el primer año para el cual hay datos comparables disponibles, las tasas de afiliación sindical eran aproximadamente el doble de las actuales. (Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales de los EE.UU.)
En 1983, el primer año para el cual hay datos comparables disponibles, las tasas de afiliación sindical eran aproximadamente el doble de las actuales. (Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales de los EE.UU.)

“Hay evidencia muy clara de un fuerte crecimiento en el activismo de los empleados en esos datos”, dijo McDonnell. Su investigación se centró únicamente en las empresas de tecnología, pero encontró una tendencia sorprendente: “En la primera mitad de 2015, hubo seis casos de activismo de los empleados en empresas de tecnología reportados en los principales medios de comunicación. En la primera mitad de 2020, hubo 60”.

Una razón para el aumento, dijo McDonnell, es que las compañías han adoptado causas como la responsabilidad ambiental y la justicia racial como parte de su comercialización, atrayendo a una generación de jóvenes trabajadores millenials apasionados por los mismos problemas.

La investigación sobre trabajadores más jóvenes muestra que les importa mucho si los valores de una empresa se alinean con los suyos.

“Están más dispuestos a seleccionar esas empresas”, dijo McDonnell. “Trabajarán para esas empresas por menos dinero de lo que lo harían de otra manera, es más probable que se queden en esas empresas y son mejores trabajadores, es menos probable que se enfermen”.

Sin embargo, cuanto más profundas son las empresas en cuestiones morales y sociales, más difícil puede ser gestionarlas, especialmente si los empleados creen que la empresa está actuando de manera contraria a esos valores.

El verano pasado, después de que los empleados de Wayfair en Boston se enteraran de que la empresa había hecho negocios con un contratista que proporcionaba muebles a un centro de detención federal para niños migrantes, cientos de trabajadores firmaron una carta abierta oponiéndose al acuerdo y luego se retiraron.

La acción de los empleados en Whole Foods en Cambridge es otro ejemplo.

“Somos fáciles de reemplazar, 100%. Lo sé con certeza, nos pueden despedir un día y luego hay alguien nuevo”, dijo Cedrick Juárez, uno de los manifestantes que abandonó el trabajo en Whole Foods porque no podía usar una máscara de Black Lives Matter. “Este es el mejor trabajo que he tenido. Pero si no pueden apoyar a mis hermanos y hermanas, ¿cómo puedo trabajar en un lugar que no los apoya?”.

En lugar de renunciar, Juárez, de 27 años, dijo que se quedará para poder protestar contra la política de la compañía.

Y si eso falla, siempre existe esa otra tradición estadounidense: llevarlos a los tribunales. De hecho, un par de semanas después de ese retiro, varios trabajadores demandaron a Whole Foods.

Los expertos laborales dicen que el activismo de los empleados de este tipo ha ido en aumento durante años y, eventualmente, puede cambiar el equilibrio de poder entre los trabajadores y la gerencia.

“Creo que esto ilustra que hay una enorme frustración reprimida en el lugar de trabajo”, dijo Thomas Kochan, profesor de la Escuela de Gerencia Sloan del MIT.

Las investigaciones muestran que los empleados quieren una voz no solo en cuestiones como los salarios y las condiciones laborales, dijo, “también quieren una voz para influir en lo que representa su organización”.

Kochan agregó que cree que las protestas que se desarrollan hoy dentro de las empresas pueden volverse más comunes, lo que eventualmente llevará a los trabajadores a exigir cambios fundamentales en las políticas públicas. Con eso en mente, dijo que los líderes empresariales pueden querer encontrar nuevas formas de abordar las preocupaciones de los trabajadores antes de que se conviertan en protestas.

Después de todo, dijo Kochan, “todos los movimientos sociales son contagiosos”.

Adrian Ma Twitter Reporter
Adrian Ma is a reporter for WBUR's Bostonomix team.

More…

Support the news