CommonHealth CommonHealth

Support the news

Si Hay Una Segunda Ola De COVID-19 En Mass., Los Expertos Dicen Que Podría Anticiparse

Un residente de Chelsea realiza una prueba de COVID-19. (Jesse Costa/WBUR)
Un residente de Chelsea realiza una prueba de COVID-19. (Jesse Costa/WBUR)

Traducido por El Planeta Media. Read here in English.

Antes de que la primera ola de infecciones por COVID-19 llegara a Massachusetts la primavera pasada, nadie estaba seguro de cuándo llegaría. Los expertos sólo sabían que estaba en camino. Para cuando las pruebas mostraron que los casos estaban aumentando drásticamente, miles de personas ya habían contraído el coronavirus.

“Estás detrás del virus. Lo estás persiguiendo, siempre tratando de ponerte al día, y la velocidad es absolutamente esencial,” dice William Hanage, epidemiólogo de la Universidad de Harvard. “El ritmo con el que se ha dado parte de nuestra respuesta ha sido demasiado lento.”

Debido a que las pruebas sólo estaban disponibles la primavera pasada para las personas que ya tenían síntomas, es posible que ellos, y cualquier persona a la que pudieron haber infectado, ya habían propagado el virus antes de saber que tenían COVID-19. Los funcionarios también obtuvieron una imagen retrasada de la pandemia, lo que dificulta la intervención a tiempo para evitar un aumento repentino en los casos. En Massachusetts, tomó meses de severas restricciones para reducir y estabilizar las tasas de infección.

El espectro de otra ola de casos se cierne sobre la lenta reapertura del estado, pero esta vez, los expertos en salud esperan que al observar las primeras señales de advertencia, los funcionarios puedan mantenerse por delante de la curva COVID-19. Hanage dice que hay varias tecnologías que los expertos están empleando para este propósito. Usados juntos, dice que podrían proporcionar una imagen más precisa de la pandemia y una idea de lo que podría ocurrir después.

“Ahora esperaría que probablemente podamos obtener alguna indicación con anticipación,” dice. “Y si [las señales] van en la dirección equivocada, debes poder hacer algo temprano.”

La regla de oro para monitorear la pandemia y detener nuevos brotes es una prueba rápida y generalizada, dice Hanage.

“Lo que significa que en realidad no esperas a que la gente venga a ti. Uno sale y continuamente está haciendo tests a la gente,” dice. “Si me preguntaran el tipo de datos que realmente me gustaría, sería este.”

El problema con las pruebas de vigilancia activa y universal es que son caras. Por el momento, solo unos pocos lugares, como colegios y universidades, lo están utilizando para controlar y pronosticar brotes.

Pero la ciudad de Boston está tratando de obtener la mejor opción: alentar a tantas personas como sea posible a ofrecerse como voluntarios para las pruebas de coronavirus. Marty Martínez, jefe de Salud y Servicios Humanos de la ciudad, dice que Boston ha estado incrementando los sitios de pruebas en toda la ciudad en centros de salud comunitarios y sitios de pruebas móviles para personas sintomáticas y asintomáticas.

“Es gratis, sin costo para las personas [en ciertos sitios],” dice. “El objetivo es hacer que las pruebas sean lo más accesibles posible para que podamos ver si vemos algún aumento en los casos y cualquier cosa que indique una mayor actividad.”

Los hospitales locales también están evaluando a cada paciente que ven, según lo recomendado por las pautas estatales, incluso si no tienen síntomas de COVID-19, dice Martínez. Eso se suma a la vigilancia del coronavirus de la ciudad.

“Si el hospital ve a 100 personas en un día, están haciendo pruebas a esas cien personas. Entonces, podríamos ver si incluso hay un aumento en las personas que no tienen síntomas,” dice.

Martínez y su equipo monitorean los datos de las pruebas varias veces a la semana. Aunque el estado ha visto un ligero aumento en la tasa de pruebas positivas y picos ocasionales, aunque pequeños, en el número de casos, Martínez dice que la tasa de nuevas infecciones por coronavirus en la ciudad se mantiene estable en aproximadamente 2%.

“Vimos un aumento en los casos la primera semana completa en julio,” dice. “Desde entonces, se ha establecido en un 2,1%. Vimos ese repunte un poco antes, y ahora vemos que se estabilizó.”

Boston tiene otro sistema de alerta temprana que podría ayudar a identificar un aumento de coronavirus antes de que ocurra. El área metropolitana de Boston y algunas comunidades circunvecinas envían aguas residuales a la planta de tratamiento de aguas residuales de Deer Island, donde la empresa de biotecnología Biobot Analytics prueba las aguas residuales tres veces por semana para detectar el coronavirus.

“Concentramos los virus presentes en las aguas residuales, luego extraemos su [material genético],” dice Mariana Matus, una de las cofundadoras de la compañía Cambridge. “Las aguas residuales son un indicador principal para los nuevos casos de COVID-19, con cuatro a 11 días de alerta temprana.”

Si una persona de cada 50.000 se enferma, Matus dice que Biobot debería poder detectar el coronavirus en la muestra de aguas residuales. Al final de la semana, los datos de la compañía no mostraron grandes aumentos en Boston o comunidades cercanas. Si así fuera, Matus dice que su servicio podría dar tiempo a los funcionarios de salud para intervenir antes de que un brote se salga de control.

“No necesitamos pasar por bloqueos como lo que estamos experimentando ahora. Existen tecnologías que pueden ayudarnos a mantenernos a la vanguardia.”

Algunas de esas tecnologías incluyen el seguimiento de búsquedas en Internet para detectar los síntomas de COVID-19 y el examen de datos de dispositivos de salud en el hogar, como termómetros inteligentes. Al hablar con trabajadores de salud de primera línea y con rastreadores de contactos que investigan quién podría estar infectado, también se brinda más información que puede informar a los expertos en salud, dice William Hanage de Harvard. Cuando se combinan los flujos de datos, Hanage dice que los expertos obtienen una imagen mucho más sólida de la pandemia.

“Si uno de ellos está errado, puede autocorregirse mirando otras cosas,” dice. “Pero por mucho que sea genial poder reunir pantallas de datos digitales o datos de aguas residuales, esa es solo la primera parte. Lo que es crucial es que como resultado se tomen medidas.”

Hanage dice que cuando los casos comenzaron a aumentar en otras partes del país, los funcionarios no pudieron actuar a tiempo. Él dice que debería servir como advertencia para este estado, donde los casos aún permanecen relativamente bajos. Si los datos sugieren que se avecina un nuevo aumento en los casos de COVID-19, entonces puede que no sea demasiado tarde para que Massachusetts pause la reapertura o restablezca las restricciones específicas para cortar el aumento de nuevas infecciones.

Angus Chen Twitter Reporter, CommonHealth
Angus Chen is a reporter for WBUR's CommonHealth.

More…

Support the news