Advertisement

Los Que Se Oponen A La Subestación Eléctrica En East Boston Presentaron Una Demanda Por Violación De Derechos Civiles Federales

En una reunión comunitaria en Chelsea, los miembros de la comunidad registran su desacuerdo con el plan de colocar una subestación eléctrica de alto voltaje en East Boston (Cortesía de GreenRoots)
En una reunión comunitaria en Chelsea, los miembros de la comunidad registran su desacuerdo con el plan de colocar una subestación eléctrica de alto voltaje en East Boston (Cortesía de GreenRoots)

Traducido por El Planeta Media. Or, here in English.

La organización local sin fines de lucro, GreenRoots, y el Conservation Law Foundation (CLF) enviaron una demanda por derechos civiles a la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), relacionada a la falta de traducción disponible durante el debate acerca de una propuesta de subestación eléctrica en East Boston.

La demanda alega que la Junta Directiva de Infraestructura Energética de Massachusetts (EFSB) — la agencia del estado que otorga los permisos a grandes proyectos de energía y servicios - violó la Ley de Derechos Civiles de 1964 al no proveer una traducción adecuada a residentes con “dominio deficiente del inglés”. Como resultado, los residentes que no hablan español — quienes forman una porción substancial de East Boston y Chelsea — no fueron capaces de participar de manera significativa en el proceso de decisión pública.

Advertisement

“En múltiples ocasiones, la Junta Directiva de Infraestructura Energética, o se han negado directamente a ajustarse a hispanohablantes, o lo han hecho de una manera tan negativa que nuestros compañeros han sido esencialmente bloqueados del proceso, en un proyecto que está siendo propuesto en su propio vecindario”, dijo Roseann Bongiovanni, Directora Ejecutiva de GreenRoots. “Esencialmente, miembros de la comunidad que quisieran que sus voces se escucharan en un proyecto de ley que, en el caso que sea aprobado, formaría parte de la justicia ambiental del vecindario … han estado excluidos del proceso”.

“La Junta Directiva de Infraestructura Energética valora enormemente la participation e información proveída por la opinión del público y lucha por asegurarse que no hayan barreras a esa participación debido a deficiencias en el manejo del idioma inglés, y está revisando la demanda con la EPA”, escribió la portavoz de la Oficina Ejecutiva de Asuntos Energéticos y Ambientales (EEA), Katie Gronendyke, en un correo electrónico. (El EEA, junto al Departamento de Servicios Públicos, también fueron citados en la demanda).

Las subestaciones eléctricas son piezas críticas de la infraestructura eléctrica, las cuales convierten electricidad de alto voltaje para el uso en casas y edificios. De acuerdo al servicio Eversource, quien propuso el proyecto, la estación que actualmente sirve a East Boston y a Chelsea está en su máxima capacidad, y se necesita crear una nueva para atender las necesidades de un área con creciente demanda de electricidad.

La primera construcción fue propuesta por Eversource en 2014. Desde entonces, solo han habido unas pocas oportunidades para que residentes locales hagan preguntas y den retroalimentación acerca del proyecto, según afirmó Bongiovanni. Y añadió que en la mayoría de estas reuniones no hubo traducción.

Luego de que el EFSB anunciara que realizaría una reunión en Chelsea en noviembre de 2017 para obtener la opinión del público acerca de su decisión tentativa de aprobar el proyecto, GreenRoots envió a la agencia una carta diciendo que muchos de los miembros hispanohablantes querían presentar un comentario público. Acerca de eso ellos escribieron que “el EFSB espera poder proveer material en español, así como servicios de traducción en la audiencia”.

Sin embargo, durante la reunión de noviembre, la intérprete a español traducía a inglés para los miembros de la Junta Directiva del EFSB pero no al revés. Cuando Bongiovanni abordó el problema con el EFSB, comenta que la respuesta fue que hacer traducción simultánea era “demasiado perturbador”.

La demanda dice que “a los residentes hispanohablantes se les dejó sin la forma de entender lo que se estaba hablando en la audiencia de dos horas y media, y sin esa capacidad de entender no había manera de responder o transmitir los testimonios a otros, tal como los residentes de habla inglesa seguro hicieron. Cuando a estos residentes se les permitió finalmente hablar — luego de horas de intervenciones complejas y testimonios técnicos solo en inglés — no tenían el contexto o la confianza como para compartir su perspectiva, teniendo una participación esencialmente incompleta”.

“Esa conducta, va en contra del espíritu y del texto del Título VI [de la Ley de Derechos Civiles de 1964] y las regulaciones del EPA”.

GreenRoots y CLF escriben en su demanda que los servicios de traducción no solo son una ley federal, si no también una parte crítica del proceso de toma de decisiones: “No solo se requiere de la participación pública, si no que es también la única fuente de cierta información necesaria para que la Junta Directiva pueda asegurarse de que el expediente esté completo”.

Muchos de los residentes locales están preocupados de que la subestación represente problemas significativos de salud y seguridad. Es sabido que las subestaciones eléctricas pueden incendiarse, y Eversource está proponiendo construir una enfrente de un parque de niños y en un vecindario densamente poblado. La subestación también estaría cerca de las orillas del Chelsea Creek, un área de inundaciones durante tormentas fuertes, y que los científicos dicen que se inundará mas seguido en la medida en la que el cambio climático cause que los niveles del mar crezcan.

Mientras que Eversource mantiene que el proyecto no presenta un riesgo significativo para los residentes locales, aquellos que viven cerca de la locación están escépticos. Muchos también están molestos acerca de la decisión de construir el proyecto en una comunidad con riesgos ambientales que ya está sobrecargada con industrias y contaminación.

“Entre el combustible de aviones, la contaminación sonora del aeropuerto, los montículos de sal a lo largo del arroyo — esta comunidad ha llevado el peso de muchos peligros ambientales e injusticias por algún tiempo”, le dijo la residente local, Paul Kozak, a WBUR el verano pasado. “Y en lugar de preguntar al público cómo puede ser mejor utilizado estes espacio, tenemos que aceptar y sentarnos a ver como cómo colocan ahí la subestación de Eversource”

GreenRoots y CLF dicen en su demanda que fallar en proveer una traducción adecuada roba a los residentes su oportunidad de levantar sus preocupaciones, y han pedido a EPA que investiguen y “provean de todo la ayuda necesaria y adecuada que la justicia pueda requerir”.

“Estamos haciendo un llamado a EPA a que regule la situación, a que diga ‘Oye, ustedes no han seguido los lineamientos de la Ley de Derechos Civiles y necesitan corregir eso’”, dijo Bongiovanni. “Y lo que estamos pidiendo en la demanda es que el proyecto sea detenido hasta que la revisión esté completa.. hasta que la Junta Directiva de Infraestructura Energética sostenga al menos tres reuniones en East Boston en español o con acceso a español”.

La EFSB publicó una decisión tentativa a favor del proyecto en febrero, pero la votación real fue retrasada indefinidamente debido a la pandemia del coronavirus. Mientras tanto, Eversource ha comenzado a preparar el terreno para la construcción de la subestación. La compañía ha limpiado la tierra y las aguas subterráneas contaminadas de la parcela, y está llevando a cabo constantes pruebas del suelo y agua del lugar.

Una vocera de la compañía dice que está programado que la construcción comience tan pronto la EFSB haga la votación final.

Miriam Wasser Twitter Reporter, EarthWhile
Miriam Wasser is a reporter for WBUR's environmental vertical.

More…

Advertisement

Advertisement