Support the news

Qué Les Espera A Los Salvadoreños Deportados Dentro De 'La Chacra'

This article is more than 1 year old.

Más de 6,000 salvadoreños que viven en Massachusetts con la condición de inmigración temporal se enfrentan a una posible deportación el próximo año, cuando el programa humanitario que les permite vivir en los EE. UU. expire.

Visitamos hace poco el centro de gobierno en San Salvador, por donde muchos salvadoreños recientemente deportados reingresan al país, un país que algunos de ellos no han llamado "casa" en años.

Poco después de ser liberados, los deportados le compran refrigerios y otras cosas a una mujer que se encuentra fuera del Centro de Atención Integral al Migrante en San Salvador. (Jesse Costa/WBUR)
Poco después de ser liberados, los deportados le compran refrigerios y otras cosas a una mujer que se encuentra fuera del Centro de Atención Integral al Migrante en San Salvador. (Jesse Costa/WBUR)

Los familiares comienzan a llegar cerca del mediodía, se encaminan hasta la puerta de hierro azul y le explican al guardia que están aquí para ver su hijo o hija, su hermano o hermana.

Esta es "La Chacra". Es el centro administrado por el gobierno en San Salvador donde las personas deportadas provenientes de los centros de detención federales estadounidenses para inmigrantes tramitan el regreso a San Salvador. Cada semana llegan a San Salvador hasta tres vuelos provenientes de los EE. UU., con hasta 135 personas en cada vuelo. Todos se registrarán en este centro.

Dos autobuses de aproximadamente 50 deportados de los Estados Unidos ingresan al Centro de Migración en San Salvador para volver a ingresar a El Salvador. (Jesse Costa/WBUR)
Dos autobuses de aproximadamente 50 deportados de los Estados Unidos ingresan al Centro de Migración en San Salvador para volver a ingresar a El Salvador. (Jesse Costa/WBUR)

El día que fuimos, estaban llegando 50 deportados, la mayoría hombres de entre 20 y 30 años. Durante el vuelo proveniente de los EE. UU., venían con las manos, la cintura y los pies encadenados con grilletes. Son desencadenados cuando aterrizan en El Salvador, y se los lleva en autobús a La Chacra.

Bajan de los autobuses en fila, uno por uno, ingresan al edificio de color amarillo brillante y bajan por un estrecho corredor donde hay algunos lavabos. Algunos hombres se lavan las manos y la cara. Se los hace pasar a una sala de espera enorme que huele a jabón donde se sientan en sillas plásticas de color naranja brillante.

Un funcionario del gobierno se para en frente del grupo y habla por el micrófono: "El gobierno de El Salvador los saluda y les da la bienvenida".

A todos se les asigna un número, como el que se asigna en el Departamento de Vehículos Motorizados o la charcutería, y aguardan su turno para una entrevista con un oficial de inmigración.

Los oficiales de inmigración llevan bolsas con pertenencias de los deportados salvadoreños a las mesas para devolvérselas a sus legítimos dueños antes de que hagan el trámite y sean liberados. (Jesse Costa/WBUR)
Los oficiales de inmigración llevan bolsas con pertenencias de los deportados salvadoreños a las mesas para devolvérselas a sus legítimos dueños antes de que hagan el trámite y sean liberados. (Jesse Costa/WBUR)

Se llama a los deportados recién llegados por su nombre a los gritos mientras esperan por su entrevista de admisión. Levantan la mano y les dan una bolsa con los elementos que tenían cuando fueron detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) de los Estados Unidos. Algunos reciben bolsas de papel, algunos tienen bolsas de red de donde cuelgan chancletas, papel higiénico y desodorante. Muchos de los hombres jóvenes se ponen de pie y se colocan los cinturones, que les retiraron mientras estaban en el centro de detención de ICE.

Oficiales de inmigración en La Chacra en San Salvador ayudan a los deportados salvadoreños de los Estados Unidos a comunicarse con su familia y amigos en el área de San Salvador. (Jesse Costa/WBUR)
Oficiales de inmigración en La Chacra en San Salvador ayudan a los deportados salvadoreños de los Estados Unidos a comunicarse con su familia y amigos en el área de San Salvador. (Jesse Costa/WBUR)

En el rincón trasero de la sala de espera hay un mostrador con algunos teléfonos celulares disponibles para que las personas llamen a su familia o cualquiera que pueda venir a buscarlos. Un hombre joven, Jose Fuentes, está al teléfono con su tío, diciéndole que está de regreso en El Salvador. Fuentes hace una pausa para preguntarle a un empleado que está en el mostrador dónde está exactamente: "¿Dónde estoy? ¿Cómo se llama este lugar?" Le pasa la dirección a su tío.

Fuentes (20) está de regreso en El Salvador por primera vez en seis años después de ser deportado de Las Vegas. Dice que todo se siente extraño aquí. Se marchó cuando tenía 14 años porque era peligroso, cuenta, y estaba siendo presionado para unirse a una banda.

La sala de espera familiar está en un edificio aparte detrás del vidrio tintado. Pasamos caminando y vemos a un hombre joven esperando afuera; lleva una camiseta de fútbol azul y blanca de El Salvador. Nos cuenta que estaba viviendo en Boston antes de ser deportado.

Un hombre de 21 años deportado de Boston se reencuentra con su madre en La Chacra. (Jesse Costa/WBUR)
Un hombre de 21 años deportado de Boston se reencuentra con su madre en La Chacra. (Jesse Costa/WBUR)

Su madre sale de la sala de espera y se abrazan. El joven de 21 años apoya su mano en la espalda de su madre mientras ella hunde su cara en su hombro y llora. Salen juntos atravesando la puerta de hierro azul y emprenden el viaje de cuatro horas a casa.

Related:

Shannon Dooling Twitter Reporter
Shannon Dooling is an immigration reporter at WBUR, Boston’s NPR news station.

More…

+Join the discussion
TwitterfacebookEmail

Support the news